Manual del nuevo pobre

Lo que diferencia a un nuevo pobre de aquel que ya tiene práctica, es que el primero se niega a reconocer su nueva condición. He aquí algunos datos o tips que pueden mitigar bastante esa dura faena de hacer creer que todo sigue igual, cuando la verdad es que… Mejor concentrarnos en nuestro asunto para no ahondar en redundancias.

Elimine del balcón y de la casa en general las plantas ornamentales, ya que sólo producen gastos y ningún provecho. Siembre en su lugar cebollín, tomate, cebolla, ajo, orégano orejón, perejil, cilantro, piña, un bonsai de aguacate siempre es útil; en fin, cuanto vegetal alimenticio exista. En poco tiempo verá resueltos infinidad de problemas en su hogar, desde nutritivos hasta cosméticos. Es importantísimo tener por lo menos cinco matas de sábila, parece que es tan eficiente que soluciona incluso contrariedades indescifrables. Es, como dicen los cultivados en el asunto, buena para todo.

Cuando se acerque la fecha de su cumpleaños, no lo divulgue porque arruinaría el plan. Simplemente, con unas semanas de anticipación, comience a sembrar entre sus amigos la idea de que sería grandioso reunirse ya que hace tanto tiempo que no lo hacen. Una vez engatusados, ofrezca su casa como sede del evento pero deje bien claro que será una fiesta de traje, o countri o, como dicen los más ordinarios, de sobaco de vidrio. No importa, lo fundamental es que usted logre llenar su alacena para una buena temporada. Excusas para terminar una fiesta antes de que los comensales den buena cuenta del obsequio las hay por montones. Sea creativo.

Para renovar el vestuario no necesita comprar ropa constantemente, simplemente invierta en muchas bolsitas de Wiki-Wiki de todos los colores y cloro por tongales. Proceda de la siguiente manera: coloree cada prenda de un tono más oscuro que el original, previniendo que esa misma pieza podrá ser teñida una y otra vez siempre en un tono o color más oscuro. El cloro tendrá los mismos fines pero en sentido contrario. Para disfrazar la ropita con más arte, dedíquese a robar botones en los vagones del Metro. Es bueno advertir que esto es recomendable hacerlo aprovechando los apretujamientos de las horas pico; de otra manera, lo que se puede ganar es aquello que en la Madre Patria llaman un tortazo.

En la cotidianidad del pobre todo es inversión de talento. Y para la habitual sed que hace agonizar a los muchachos después del partido de fútbol, nada mejor que destinar unos realitos a la adquisición de botellas de Gatorade (una por cabeza) las cuales serán guardadas muy bien lavadas (porque eso sí, pobres pero aseaditos) y rellenas, cada vez que haya partido, con agua azucarada y coloreada. Ellos, ni gafos que fueran, se van a quejar pero usted con su cara tan lavada les dirá que “este país se lo llevó quien lo trajo, ya ni en Gatorade se puede confiar”.

No caiga en las provocaciones de quien le restriegue el celular en la cara; conviértase en abanderado de la libertad, la independencia y la intimidad. Adorne bien el discurso para que desistan de la impertinencia; mucho menos se deje apabullar por los E-mailseros compulsivos. Defienda el romanticismo y la calidez de una carta manuscrita y enviada de manera moderna, elegante y eficaz por medio de un mensajero ecológico; es decir, su hijo que anda en bicicleta; o el desprestigiado encanto que encierra el nunca saber si llegará el mensaje encomendado al servicio postal de esta bella patria nuestra.

Y por último, nunca reconozca que es pobre porque se puede amañar. Jamás acepte -ni siquiera en sus momentos de mayor intimidad con usted mismo- que ya no pertenece a la clase media, cuantimás ahora usted milita en las filas de la neo clase media o clase calcetín, porque se siente como si viviera entre la suela y el pie: restregado, pisado y siempre sudando. Es recomendable, entonces, que después del baño se espolvoree con un poco de polvos Boro Alcanfor.  Si usted puede permitirse el lujo de aplicarse además desodorante, usted es un farsante, un snob que por huir del tedio que provoca la opulencia, se hace pasar por desposeído para vivir esas nuevas experiencias de las que todo el mundo habla.

 

Publicado en El Nacional el 12 de junio de 1997

Autor: Ana Black

Compartir

2 Comentarios

  1. Ana me sorprende que este artículo haya sido publicado en el 97. Su actualidad pone de relieve lo visionaria que eres.

    Te felicito por haber hecho realidad esta página. Se del esfuerzo que implica poner en marcha cualquier proyecto.

    Mis mejores deseos,

    Rosa Haydée

    Post a Reply
    • Por eso la categoría se llama País en loop porque es vuelta y vuelta y vuelta otra vez.
      Saludos.

      Post a Reply

Enviar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *